Rincón del Bebé

Guía de masajes para tu recién nacido


 

Masajear con las manos en reposo.

Siempre comienza el masaje con una mano en reposo en su barriguita, el pecho o algún lado del cuerpo diferente a la zona donde estás haciendo el masaje. También puede ser utilizada cuando tu bebé necesita una pausa durante la práctica. Esta es una gran forma de que tu bebé se sienta seguro y aproveche al máximo esta experiencia táctil.

Masajear las piernas.

Asegúrate de tener a la mano aceite o crema líquida antes de comenzar. Con una mano, sujeta suavemente el tobillo del bebé. Coloca la otra mano en la parte superior del muslo, moldeándola alrededor de la pierna; después, desliza hacia el tobillo. Repite con movimientos firmes, pero delicados, una mano tras otra.

Masajear la cabeza.

Inicia ubicando tus manos a ambos lados de la cabeza de tu bebé, luego deslizalas yendo de la cabeza a los pies. Finalmente dibuja pequeños círculos en su cabeza con la punta de tus dedos.

Masajear los pies.

Los bebés normalmente adoran recibir masaje en los pies. Mira las reacciones de tu bebé en caso de sensibilidad. Un poco de masaje en los pies de tu recién nacido puede causar un efecto positivo en todo el cuerpo. Aprieta suavemente y gira cada dedo entre el pulgar y el indice. Utilizando pulgares alternos, masajea la parte superior de los pies, de los dedos hacia el tobillo.

Masajear la barriga.

Cuando el ombligo cicatrice, un masaje suave en la barriga de tu recién nacido puede ayudarle en su digestión y en los problemas que tenga en esa zona. Comienza haciendo contacto con la barriga de tu hijo, teniendo tu mano relajada y tranquila. Si el bebé es receptivo, haz movimientos suaves alternando las manos.

Masajear la espalda.

Comienza el masaje por el cuello de tu bebé, bajando hasta la colita. Puedes utilizar el contacto piel a piel, para promover la construcción de lazos entre el bebé y la madre o el padre.

 

Para más información, podes visitar: 

Instagram: @Johnsonsbabypy

Facebook: Johnsons Baby Paraguay