Conocete, cuidate y protegé tu salud sexual.

Muchas veces descuidamos un área tan importante de nuestro cuerpo como lo es nuestra sexualidad. Pero así como todo en nuestra vida debemos tomar en cuenta ciertos hábitos.


La salud sexual se define como: "Un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; la cual no es la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud", según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La sexualidad es muchas veces un tema del cual no queremos hablar, pero es parte de la salud integral de nuestro cuerpo, por ello en Punto Farma ofrecemos toda una gama de preservativos, anticonceptivos, pastillas hormonales, para disfunción eréctil, lubricantes y retardantes.

Debemos entender que escapa del acto sexual en sí,  sino que abarca campos de salud mental, física, y nuestros hábitos diarios, además del control de natalidad que muchas veces se vuelve un tabú. Tanto siendo hombres como mujeres hay ciertos puntos a tomar en cuenta:

Realizarnos controles periódicos:

Anualmente debemos realizar consultas médicas, pero asimismo también debe de preocuparnos acudir a un ginecólogo (las mujeres) o un urólogo (los hombres). No solo para saber cómo nos encontramos, que de por sí es muy importante, sino también saber qué medidas anticonceptivas podemos tomar o controles de natalidad que se adapten a nuestras necesidades.

Realizar actividad física:

El ejercicio proporciona una mejoría emocional, bienestar y satisfacción, además de aumentar el lívido. Lo que beneficia a la condición física para un mayor rendimiento.

Una buena opción es la natación, ya que es de bajo impacto, en las mujeres fortalece el suelo pélvico, lo que ayuda a tratar disfunciones como el vaginismo y la dificultad para alcanzar orgasmos. En hombres mejora las erecciones y el control de la eyaculación.

Tener una dieta equilibrada:

Es bien sabido que la buena alimentación trae múltiples beneficios a nuestro rendimiento en diferentes áreas, pero más allá de eso las grasas saturadas presentan hasta un 38 por ciento de disminución de la concentración de espermatozoides en la eyaculación, y un 41 por ciento menos de líquido espermático en los hombres.

Conocernos y comunicarnos:

Debemos de identificar cómo es nuestro cuerpo, descubrirlo, sentirlo y sobre todo valorarlo y respetarlo. Antes de adentrar a una persona a la intimidad, tenemos que tener claro qué cosas nos gustan y qué cosas no.

Otro factor vital es saber comunicar aquello que creemos, lograr un entendimiento con la otra persona y cuidarse mutuamente, al fin y al cabo estamos hablando del cuerpo humano, nada tan valioso como eso.

Usar anticonceptivos:

Si no se busca un embarazo deseado, debemos de cuidarnos, no solo para prevenir concepciones sino también posibles enfermedades de trasmisión sexual. Muchas veces no le damos la seriedad correspondiente a estos, pero debemos de informarnos y saber cuál es el que más nos conviene.

Antes que nada es principal entender que la vuelta atrás no es un método anticonceptivo, sino riesgoso y poco viable, lo ideal sería un método de barrera, hormonal o quirúrgico.

Método de barrera: Son objetos o medicamentos que bloquean el esperma, ayudan a prevenir un embarazo y la propagación de infecciones de transmisión sexual.

El condón o preservativo para varones es el método de barrera más común. Están hechos de látex o poliuretano. Estos pueden estar cubiertos con silicona, gel a base de agua o espermicida. En Punto Farma encontramos una variedad amplia de Control, Pantra, Prime y Prudence.

El condón femenino funciona de la misma forma pero se introduce dentro de la vagina hasta 8 horas antes de tener relaciones sexuales. No debe usarse a la par que el condón masculino.

El  capuchón cervical es una gorrita pequeña de hule que cubre el cuello uterino y bloquea la entrada del esperma al útero; la esponja anticonceptiva es una esponjita redonda que se coloca en la vagina cerca del cuello cervical antes de tener relaciones sexuales. Ayuda bloqueando que el esperma alcance al cuello cervical o matándolo ya que tiene espermicida. Para el uso de ambos debe consultarse con un profesional antes.

Método Hormonal: Su finalidad es atacar a las hormonas evitando la fusión del esperma dentro de nuestro organismo.

Las pastillas anticonceptivas son píldoras que se toman todos los días y contienen hormonas que modifican la manera en la que funciona el organismo y previenen los embarazos.

El implante anticonceptivo es una varilla pequeña y delgada que un profesional médico coloca en el brazo y brinda protección contra embarazos hasta por 5 años gracias a la progestina.

El dispositivo intrautrino (DIU) es una pequeña pieza de plástico flexible en forma de T que se inserta dentro del útero. Puede durar de entre 5 a 12 años dependiendo de la carca.

El parche transdérmico es un método anticonceptivo que se puede usar sobre la piel del vientre, de los brazos, los glúteos o la espalda. Se colocar un parche nuevo cada semana, durante 3 semanas. Este libera hormonas que protegen contra el embarazo. Luego, tenemos una semana de descanso antes de repetir el ciclo.

La inyección anticonceptiva contiene la hormona progestina que evita la ovulación y por ende el embarazo. Dura aproximadamente tres meses.

Método quirúrgico: Los métodos quirúrgicos tienen duración de por vida, son intervenciones irreversibles y que se deben hacer con un profesional médico.

La ligadura de trompas para las mujeres y la vasectomía para hombres son las operaciones más conocidas.

 

Siempre es importante informarnos y conocer mucho más para saber cómo cuidarnos, además de contar con tu farmacia de confianza, como lo es Punto Farma.